Skip to main content
Noticias

El Gobierno central invierte 34,5 millones de euros en la reparación y ampliación de la capacidad del tramo origen del Canal del Bajo Guadalquivir

Los trabajos, ya licitados por el MITECO, permitirán garantizar el correcto servicio a esta zona regable de 130.000 hectáreas con un importante ahorro de agua

El presidente de la CHG, Joaquín Páez, junto a los subdelegados de Córdoba y Sevilla y el alcalde de Lora del Río, durante la visita a la zona.

El presidente de la CHG, Joaquín Páez, junto a los subdelegados de Córdoba y Sevilla y el alcalde de Lora del Río, durante la visita a la zona.

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), organismo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), acometerá con una inversión de 34,5 millones de euros la reparación del tramo origen del Canal de Bajo Guadalquivir en una longitud de 27.700 metros, entre los municipios de Palma del Río (Córdoba) y Lora del Río y Carmona en Sevilla.

Los subdelegados del Gobierno en Córdoba, Ana López, y en Sevilla, Francisco Toscano, junto al presidente de la CHG, Joaquín Páez, han visitado la zona e informado sobre estos trabajos que, licitados ya por el MITECO, consisten en la rehabilitación de los tramos dañados en esta parte del Canal del Bajo Guadalquivir. Este canal es una infraestructura hidráulica de gran envergadura que tiene una longitud total de 149 kilómetros y que suministra agua a tres importantes zonas regables: Bajo Guadalquivir (integrado por las comunidades Marismas del Guadalquivir, Bajo Guadalquivir, Sector B-XII, Sector B-XI y Valdeojos-Hornillo), Valle Inferior y Genil Margen Izquierda. Las obras, que tendrán una duración aproximada de 32 meses, esperan adjudicarse antes del verano y su comienzo está previsto para septiembre u octubre.

El subdelegado del Gobierno en Sevilla ha destacado la importancia de esta inversión que el Estado realiza en las infraestructuras hidrológicas de la provincia. Esta se suma a los más de 91 millones de euros del convenio para la modernización del regadío en el Bajo Guadalquivir, firmado hace algunas semanas, la subvención para la digitalización de EMASESA que supone más de 7 millones o la inversión de más de 11 millones con motivo de la sequía y con el objetivo de mejorar la calidad del agua que se anunció en el pasado diciembre. “A pesar de las últimas lluvias, el Gobierno de España ha hecho los deberes y está preparado ante posibles nuevas eventualidades”, ha afirmado Francisco Toscano.

La subdelegada del Gobierno en Córdoba, Ana López, ha señalado que, en concreto en la provincia de Córdoba, se beneficiarán de esta infraestructura hidráulica 4.000 hectáreas de regadío pertenecientes al término municipal de Palma del Río. Ha subrayado que “estas obras se fundamentan en clave sostenibilidad para que haya una menor pérdida y mayor eficiencia en el uso del agua, revirtiendo esto en un aumento de la capacidad de regadío para los agricultores de la zona”.

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, Joaquín Páez, ha explicado, por su parre, que se trata de una importante obra de planificación de este organismo de cuenca, centrada en una parte del canal que hasta ahora no se había intervenido pese a los más de 60 años desde su construcción y que, además, permitirá poner en marcha otro proyecto de envergadura de la CHG como es el Proyecto de Modernización del Sector Arrocero.

La intervención presentada consiste en la ejecución de nuevos revestimientos sobre los taludes y a la impermeabilización del canal. También se van a renovar las compuertas y desagües de fondo, elementos muchos de los cuales están obsoletos o en mal estado. Asimismo, para el control y vigilancia de estas infraestructuras hidráulicas, se incorporarán sistemas de automatización y manejo remoto.

La actuación incluye también la intervención en el denominado Partidor del Cuenco, donde finaliza este tramo de origen y de donde parten tres canales: canal del Bajo Guadalquivir, del Valle Inferior y un canal de descarga por donde se devuelven los caudales sobrantes al río Guadalquivir. Las entradas a estos tres canales se regulan por juegos de compuertas que requieren reparaciones, puestas a punto y, en algunos casos, sustituciones.

Dado que las necesidades de agua para riego por parte de los regantes se extienden prácticamente durante todos los meses del año, el proyecto de intervención incorpora la exigencia de desarrollar las obras con el canal en servicio. Para ello se ejecutarán desvíos provisionales del canal en aquellos puntos más críticos por mayor duración de las actuaciones.

Aumento de caudal

La intervención incluye, por otro lado, el recrecido de los hastiales del canal para adecuarse a las futuras necesidades de aumento de caudal del Proyecto de Modernización del Sector Arrocero impulsado por la CHG. De esta forma, se pasará de los 90 m³/s actuales a los 120 m³/s proyectados.

La actuación se completa, entre otras obras, con la recuperación de los caminos de accesos, así como con el estudio de las condiciones actuales de cimentación de los acueductos existentes.

El objetivo de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), como organismo responsable de la explotación de esta infraestructura, es garantizar con esta obra la correcta distribución de agua a más de 130.000 hectáreas de regadío, con un importante ahorro de recursos al evitar pérdidas gracias a la rehabilitación parcial o total de los tramos del canal y a la renovación de los mecanismos de regulación. La ejecución de este proyecto se encuadra en el programa de actuaciones del Plan Hidrológico de la Demarcación del Guadalquivir 2022-2027.